El insuficiente acceso a tratamientos para enfermedades crónicas preocupa de manera particular a la representante de la ONU, quien además denunció las muertes de pacientes con insuficiencia renal

Durante el informe oral presentado este lunes 9 de septiembre por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos (DDHH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, llamó la atención sobre el complicado acceso a alimentos, medicinas y servicios públicos que enfrentan los venezolanos.

Señaló que el limitado acceso a alimentos, primordialmente por la situación económica, llevó a que 35% de niños menores de 5 años atendidos por Cáritas en junio de este año en las zonas más pobres de 18 estados, presentaron desnutrición crónica.

El insuficiente acceso a medicamentos y tratamientos para enfermedades crónicas preocupa de manera particular a Bachelet, quien además denunció las muertes de pacientes con insuficiencia renal.

Explicó que los dos centros de salud en los que se pueden realizar transplantes de médula ósea tienen “serios problemas operativos” debido a la falta de suministros.

Igualmente, los problemas financieros de al menos 39 personas han impedido su viaje al extranjero para ser transplantados en el marco de programas que lleva adelante el Estado, entre los que han fallecido cuatro niños durante la espera.

Sin embargo, como un “paso positivo” mencionó que según la Organización Panamericana de la Salud  (OPS) se amplió la cobertura de vacunación contra poliomielitis, el sarampión y la difteria.

“Fallas graves y recurrentes” en los servicios públicos, especialmente en el estado Zulia, constituyen otros de los problemas expuestos por la funcionaria en su informe, situación que se agrava con el desabastecimiento de combustible fuera de Caracas.

Igualmente, Bachelet se mostró preocupada por el impacto de la extracción de minerales en el Arco Minero del Orinoco en la vida de las poblaciones indígenas.

Asimismo, lamentó los “recientes ataques del Gobierno contra la autonomía universitaria”, en relación a la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que ordena la realización de elecciones de autoridades en la Universidad Central de Venezuela y otras universidades autónomas de Venezuela.

También celebró los esfuerzos realizados por los países del mundo en materia de recepción, documentación y acceso a derechos humanos de venezolanos migrantes y refugiados, que según las últimas cifras de la ONU ascienden a 4,3 millones, para quienes pide medidas de garantía de una migración segura, ordenada y regular sin obstáculos de acceso al territorio que pueden aumentar la migración irregular.

Para su oficina preocupan los informes de brotes de xenofobia en países de la región, así como los casos de trata de migrantes, especialmente mujeres y niños, con fines de explotación sexual, laboral y reclutamiento para actividades ilícitas.