21.2 C
Caracas
martes, 29 noviembre, 2022

Cómo se protesta, cómo se entera la gente y otros datos sobre la conflictividad social en la Venezuela de 2022

Texto y fotos: Vanessa Davies

Fecha:

Comparte:

En los primeros seis meses el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social registró poco más de 2.600 concentraciones. Debido a la censura y la autocensura en los medios tradicionales la gente se entera de las protestas «a través de los medios digitales, los portales de noticias y las aplicaciones de mensajería instantánea», detalla la profesora Verónica Fuenmayor

El pasado 20 de junio, Carolina Williams, jubilada del Gobierno del Distrito Capital, afirmaba que hasta ahora no había logrado nada con las protestas. «Pareciera que estuvieran jugando al cansancio de los jubilados», declaró Williams. Pero un mes después lo que menos parece haber entre quienes manifiestan es cansancio.

En la primera mitad del año 2022 se registraron 3.892 protestas, según lo indicó este martes el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS). Siete de cada 10 estuvieron relacionadas con el reclamo por derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. El Observatorio documentó 1.642 manifestaciones para exigir un salario que permita vivir. «El mes más conflictivo fue mayo, con 341 protestas», reseñó el informe. Al menos 460 movilizaciones las protagonizaron jubilados y pensionados. Como lo remarca Emilio Lozada, integrante de la coordinadora de jubilados y pensionados, están reclamando salarios y pensiones iguales al costo de la canasta básica.

¿Cómo protestaron los venezolanos? La mayoría de las actividades (2.676) fueron concentraciones, seguidas del cierre de calles o avenidas (411), paros (159) y marchas (161).

Marco Antonio Ponce, director del Observatorio, explicó que el sistema de justicia venezolano «criminaliza y ha judicializado la protesta venezolana, criminalización que tiene que ver con una política de Estado que intenta oprimir a las personas para que no exijan derechos, tengan temor y no salgan a las calles».

Lo puntualiza Roberto Carpio, dirigente de los jubilados del Ipasme, quien denuncia que los trabajadores que se movilizan son acosados.

Sin embargo, señala Ponce, «los datos revelan que la protesta continúa en distintos ámbitos y a escala nacional»; incluso, en zonas rurales en las que posiblemente se sienten más las consecuencias de la emergencia humanitaria compleja.

Los manifestantes, en buena medida, han sido recibidos e invitados a reuniones en las que no se llega a ninguna conclusión, salvo volver a encontrarse. «La respuesta de las instituciones no ha sido resolver los problemas o resolver la situación, sino continuar con las malas políticas; por eso vemos que Venezuela tiene estos índices tan altos de manifestaciones», recuerda Ponce.

Hay protestas, pero se sabe poco

Mención aparte merece la desinformación asociada con la conflictividad social en estos meses. Debido a la censura y la autocensura imperante en los medios tradicionales la gente se entera de las protestas «a través de los medios digitales, los portales de noticias y las aplicaciones de mensajería instantánea», detalla Verónica Fuenmayor, profesora de la maestría en comunicación social del Instituto de Investigaciones de la Comunicación de la UCV.

En el mejor de los casos las personas saben de las manifestaciones gracias a portales informativos o cuentas en redes sociales de periodistas reconocidos, describe Fuenmayor; «en el peor de los casos, a través de mensajes de wasap, facebook o twitter». Este contexto puede llevar a la generación de contenidos inexactos, falsos o engañosos, que «terminan siendo las informaciones que muchas personas consumen y consideran veraces».

De las protestas se habla poco en televisión, y nunca en vivo, «debido al acatamiento de la ley de responsabilidad social»; y ahora, por la ley contra el odio. Así los medios se evitan una posible sanción de Conatel, organismo que puede juzgar que hablar de estos temas genera zozobra. Los portales también deben surfear limitaciones como el bloqueo impuesto por entes oficiales, recuerda la investigadora del Ininco.

La discusión pública sobre las movilizaciones queda silenciada, también, entre los bots «que inundan la plataforma con hashtags que se vuelven tendencia y silencian o invisibilizan las tendencias que no favorezcan al gobierno».

Para contactarnos escribe a nuestro correo editorial [email protected]
Recibe la actualización diaria de noticias a través de nuestro Grupo WhatsApp 
Twitter | Instagram

━ más como esto

La discriminación llega al salario: Las mujeres en Venezuela ganan menos que los hombres

Un estudio de la firma Equilibrium Cendes indica que el 10% de las féminas criollas se dedican exclusivamente al “trabajo doméstico no remunerado” Las mujeres...

Vecinos de La Candelaria señalan que apertura del Sambil revalorizará sus inmuebles

La expropiación de Sambil marcó "el principio del fin de la propiedad privada en Venezuela. Esperamos que con esta devolución se marque un punto...

Usuarios de WhatsApp podrán enviarse mensajes a sí mismos

WhatsApp anunció este lunes que va a empezar a desplegar una nueva funcionalidad -"Message Yourself"- que facilita el envío de mensajes a uno mismo Se trata de un chat...

Portugal asegura su cupo en los octavos tras vencer 2-0 a Uruguay

El segundo tanto de Brunos Fernandes llegó de penalti por unas manos de Giménez dentro del área que el árbitro no vio en primera...

Video | Fanático irrumpió con una bandera de la comunidad Lgbtiq+ en el choque entre Portugal-Uruguay

Una persona ingresa al campo de juego con la bandera del orgullo durante el encuentro entre Uruguay y Portugal. En el último partido de la...