Marzo y abril fueron los meses con más manifestaciones registradas por el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social. Pero agosto parece que lo superará. La disminución de los bonos vacacional, de recreación y por uniformes exacerbó el malestar que ya arrastraban los trabajadores

Olga Landaeta, enfermera jubilada, se apostó en la entrada del Ministerio del Trabajo, en Plaza Caracas. Ese martes 2 de agosto Landaeta se sumó a la manifestación que salió de Parque Carabobo, tomó la avenida Bolívar y llegó al centro caraqueño para exigir el pago de los bonos pendientes: de uniformes para el sector salud, de vacaciones y recreación para el sector educativo.

“Trabajé 46 años. Tengo 78 años. A nosotros nos quitaron todas las contrataciones colectivas. El bono de recreación nos lo quieren pagar con sueldo mínimo. Eran 85 días y nos lo rebajaron, y además pretenden pagarlo en varias partes. Esto no nos da ni para comprar una harina”, denunció. “A los trabajadores activos les quitaron el bono vacacional, les dieron 200 bolívares”.

-¿Qué iba a hacer usted con el bono?

-Comprar medicinas que me faltan y que no tengo cómo comprarlas. La alimentación tampoco tengo cómo comprarla. El sueldo es demasiado miserable. Yo gano 210 bolívares como licenciada en enfermería. Eso para todo el mes. Más mi pensión.

-¿Qué espera lograr con la protesta?

-Espero lograr que el gobierno rectifique. No le estamos pidiendo. Es algo que nosotros trabajamos. El bono de recreación, que era para que nosotros disfrutáramos… ¿Cómo vamos a disfrutar con eso? ¿Para dónde vamos a ir? Somos personas mayores, que tenemos problemas estructurales. Yo pensé que mi jubilación me permitiría vivir.

En los primeros cinco días de agosto se registraron en todo el país más de 100 protestas, tal como lo registra el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS). El director del Observatorio, Marco Antonio Ponce, explicó a contrapunto.com que todavía están procesando información sobre las manifestaciones.

Hasta junio de este año el Observatorio contaba 3.892 manifestaciones.

Marzo (con 733) y abril (con 768) fueron los meses más conflictivos, indicó Ponce. No hay que ser Albert Einstein para vincular el aumento en las manifestaciones con el instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), que rebaja el ingreso de los trabajadores en 70% o más.

La modalidad de protesta más usada son las concentraciones (2.676) y los cierres de calles (411).

Yadexys Salazar, jubilada del sector salud, también se sumó a una de las más de 100 protestas ocurridas en lo que va de agosto. “Me quitaron todo lo que en 38 años me gané”, afirmó Salazar mientras marchaba por la avenida Bolívar.

En otra movilización, por los mismos reclamos, participó la profesora Orihuela, que trabaja para el estado Miranda. “tengo 28 años de servicio y desde que llegó el gobernador Héctor Rodríguez no ha cancelado el bono vacacional”.