El representante designado por la AN envió carta a la presidencia de la OEA firmada por la mayoría absoluta de países miembros del TIAR

Gustavo Tarre Briceño, representante permanente de Venezuela, designado por la Asamblea Nacional (AN), ante la Organización de Estados Americanos (OEA), anunció este lunes que ha pedido la convocatoria del órgano de consulta para la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) como medida de presión contra el mandatario Nicolás Maduro.

“Es una carta dirigida a la presidenta del Consejo Permanente (de la OEA), solicitando que se convoque el órgano de consulta”, dijo Tarre Briceño este lunes 9 de septiembre en una rueda de prensa.

Explicó que la misiva “va firmada por la mayoría absoluta de los países miembros del tratado”, por lo que consideró que “en consecuencia se puede adelantar que la decisión está aprobada”.

El TIAR, según el delegado diplomático, está suscrito por 19 países, con lo que la mayoría absoluta serían diez, aunque no precisó los nombres de los Estados que acompañan la solicitud.

Tarre Briceño indicó que después de que la delegación venezolana solicitara el reingreso a todos los mecanismos del Sistema Interamericano, ahora pasa a “invocar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca”.

“Cuando la soberanía de un país ha sido afectada de alguna manera o la paz del continente está en peligro, cabe la aplicación del TIAR”, agregó Tarre, quien señaló que para activar este mecanismo se requiere primero de la convocatoria del órgano de consulta.

De ser avalada esa solicitud, que requiere de un mínimo de diez votos, se reunirá dicho órgano de consulta, lo que, de acuerdo a Tarre, puede “posiblemente” producirse durante la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas, cuyas sesiones comienzan la próxima semana.

“No es que la petición la hace Venezuela sola, sino Venezuela lo hace acompañada por la mayoría absoluta de los miembros del tratado que están firmando la convocatoria al órgano de consulta”, añadió.

Tarre subrayó que tras la reunión de ese órgano “viene un período de discusión para terminar adoptando las resoluciones a (las) que haya lugar”.

“El Tratado prevé una gama de opciones, que van desde la negociación, la ruptura de relaciones diplomáticas, ruptura de relaciones consulares, suspensión de comunicaciones económicas, de transporte terrestre, marítimo, aéreo, comunicaciones radioeléctricas, radiofónicas, etc(…) Y por último la opción de acciones coercitivas de carácter militar”, detalló.

Según el delegado, el equipo del presidente de la AN, Juan Guaidó, “está preparando un expediente en el cual queda absolutamente claro que el verdadero peligro para la paz de América es la existencia misma de la usurpación en Venezuela”.

El pasado 6 de agosto, Venezuela depositó los instrumentos de ratificación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca y de su Protocolo de Reformas en la sede de la OEA, según la web del organismo, lo que revirtió la denuncia del mecanismo anunciada en 2012 por el Gobierno del entonces presidente Hugo Chávez.