Colchones quemados, rejas partidas y un privado de libertad decapitado es el saldo preliminar de hechos violentos acaecidos la noche de este martes en la llamada Zona 7, un retén de la Policía Nacional Bolivariana al (PNB) ubicado en Boleíta, municipio Sucre, Estado Miranda.

La situación se originó por la reclusión de un sujeto señalado de presuntamente abusar de una menor de edad en un urbanismo de Fuerte Tiuna, según testimonios recabados. Pero a medida que transcurrían las horas, los presos comenzaron a prender colchones y golpear las rejas. A eso de las 10 pm, algunos familiares de los reclusos se presentaron en las adyacencias de la Zona 7.

Posteriormente circularon por redes sociales imágenes (fotos y videos) de lo ocurrido al interior del retén policial, el cual alberga aproximadamente 900 privados de libertad. Se observó un cadáver decapitado y reclusos que lo pisaban mientras estimaban el Gloria al Bravo Pueblo. Hasta ahora no hay una versión oficial de los hechos.