Padres y representantes de colegios privados señalan que pueden pagar más de 80 dólares por un alumno en una unidad educativa privada. La Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas asegura que hay deserción escolar por diáspora

Varias han sido las denuncias efectuadas, a través de las redes sociales y medios de comunicación, por quienes tienen hijos en instituciones educativas privadas, respecto al incremento “indiscriminado” de las cuotas de escolaridad, tanto en Caracas como en el interior del país.

Representantes afectados por esta situación señalan que algunos colegios privados notifican a través de un correo electrónico cuál será el costo de la cuota de pago del próximo mes.

Ricardo González, representante de un alumno del Colegio San Ignacio de Loyola, indicó que mensualmente esa institución educativa “ubicada en el este de Caracas, realiza una asamblea, en la cual los padres no tenemos ni voz ni voto porque es una asamblea netamente informativa, no participativa, e informan acerca del cálculo de los gastos del mes próximo con base a una inflación que ellos calculan de manera estipulada, esto trajo como consecuencia que desde el pasado mes de septiembre se incremente mes a mes la cuota de pago”.

“Primera vez que dolarizan la mensualidad en este colegio. Nosotros como padres y representantes nos sentimos muy afectados por esta situación porque no tenemos un ente al cual recurrir para que intervenga, sí bien es cierto que ahí hay quienes pueden pagar ese monto y mucho más, también hay quienes apenas logramos pagar la mensualidad” aseveró González.

Este padre resalta que, hasta la fecha, sólo por la mensualidad, cancela 60 dólares, más 20 dólares del Loyola Sport Club (Centro Deportivo de este colegio), “son 80 dólares al mes por mantener a un niño estudiando en el San Ignacio de Loyola, sin incluir otras actividades extracurriculares”.

Agregó González que el colegio notificó, vía digital, que quienes no cancelen la mensualidad, los primeros cinco días de cada mes, deben pagar las cuotas atrasadas con el incremento de la cuota del mes próximo.

Representantes de esta unidad educativa recalcan que las cuotas están estipuladas con base al dólar paralelo, pero sí el dólar baja se mantiene el mismo precio de la cuota de pago.

Los padres estipulan que el monto de inscripción para el siguiente periodo escolar pudiese estar sobre los 200 dólares, sin incluir el aporte anual de la Comunidad de Padres y Representantes.

Por otra parte, Maite Villegas, madre de un alumno del Colegio San Agustín del Marqués, explicó al equipo de Contrapunto que en enero pagó la mensualidad en 9 mil 800 bolívares, el pasado mes de abril en 65 mil y actualmente en 100 mil bolívares.

Esta madre también manifestó que “existe un Comité de Padres que cancela 5 dólares por familia de manera voluntaria, como parte de un incentivo para que los maestros no se retiren del colegio debido a los bajos sueldos, sin embargo este beneficio se extendió para los obreros y personal administrativo de la institución”.

No sólo en la capital ocurre este fenómeno, medios de comunicación en el interior del país reseñan otras regiones afectadas, como el estado Lara donde la cuota de escolaridad aumentó entre 80% y 100%, y en el municipio Carrizal del estado Miranda se registra un incremento del 225%.

Acá algunas denuncias sobre el incremento indiscriminado de la cuota de escolaridad

La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), luego de atender algunas denuncias de padres y representantes anunció, el pasado 8 de mayo, que multó al colegio Américo Vespucio, ubicado en Caracas, “por aumento indiscriminado de la cuota de escolaridad” e “incumplimiento de la resolución 0027”.

En febrero de 2019 la Sundde visitó 39 instituciones, a 19 de ellas se les aplicó medida preventiva de congelación de costos mensuales, y dos de estos casos fueron remitidos al Ministerio Público.

En 2018, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunció el cumplimiento de precios obligatorios para las cuotas de escolaridad de las instituciones educativas privadas, sobre la base de las denuncias de los entrevistados para este trabajo, se podría inferir que las unidades educativas no cumplen tal directriz del Gobierno.

En ese momento, Rodríguez informó que “se firmó la resolución de precios acordados para las cuotas de escolaridad de colegios privados con todos los sectores que agrupan más de 5 mil instituciones privadas, cámaras y asociaciones que abarcan la matrícula escolar de más de 1,2 millones de niños“.

El acuerdo permitiría la fiscalización, control y definición de las cuotas de escolaridad y reconocería el subsidio aprobado por el presidente Nicolás Maduro para que el sector privado pudiese pagar el salario mínimo que se estableció en aquel momento en mil 800 bolívares (equivalentes a 29,3 dólares de acuerdo a la tasa oficial y 18 dólares, según la paralela del año 2018).

Sin embargo, el presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Andiep), Fausto Romeo, manifestó que “la resolución de precios acordados era por un periodo de 90 días, y que cada vez que el Estado venezolano realiza un aumento de sueldo se ajusta la cuota de escolaridad para poder pagar un sueldo digno a los maestros”.

Aseguró que “existen alrededor de 5 mil instituciones privadas y ninguno de sus maestros gana salario mínimo”.

Refirió Romeo que hay deserción escolar a consecuencia de la diáspora y porque los maestros cambian de labor “ya que los sueldos son insuficientes” y considera muy importante la participación de padres y representantes en las reuniones que se realizan en los colegios.

Agregó que “en Venezuela no hay educación de calidad porque ésta se ha visto afectada por la restricción de horarios, y que además hay aires acondicionados dañados debido a los apagones ocurridos el pasado mes de marzo”.