La crisis venezolana fue debatida este martes en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) por petición de Estados Unidos (EEUU), aunque sin una conclusión clara que lleve al Gobierno venezolano a aceptar la ayuda humanitaria.

“Creo que tendremos una resolución esta semana, que sin duda llamará a la admisión de ayuda humanitaria en Venezuela y comentará los hechos de los últimos días”, adelantó el enviado de EEUU para la crisis, Elliott Abrams.

El diplomático, que representó a su país en una acalorada reunión de urgencia del Consejo de Seguridad, dijo que también le gustaría ver en el texto un llamado a elecciones “libres” en Venezuela, reseñó EFE. También denunció el uso de la fuerza por parte del Gobierno para detener el ingreso de alimentos y medicinas.

Abrams adelantó que anunciarán en los próximos días nuevas medidas contra funcionarios del chavismo, y solicitó a la comunidad internacional tomar medidas similares.

“Los venezolanos necesitan nuestra solidaridad y nuestra ayuda para poder imponerse frente al despiadado y violento régimen, salir en democracia y empezar a reconstruir su país”, insistió.

El embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, aseguró que a Estados Unidos no le interesa en absoluto el bienestar de los venezolanos, sino un “cambio de régimen”. Calificó de impostor al diputado Juan Guaidó y sostuvo que el presidente legítimo es Nicolás Maduro.

Nebenzia criticó la operación del pasado fin de semana en la frontera colombo-venezolana y la comparó con la “alimentación forzada” que se usa como un método de tortura. Consideró que los organismos de seguridad demostraron “calma y moderación” y advirtió que la acción de la oposición del pasado sábado 23 de febrero “en cualquier parte del mundo se consideraría terrorismo”.

Las sanciones han causado daños a la economía venezolana por más de 300 mil millones de dólares.