La Cámara Nacional de Empresas Funerarias informó que el sector no dispone de gasolina subsidiada para la prestación del servicio.

El director del organismo, Joel Urribarri, indicó que están adquiriendo gasolina a precio de dólar. Bachaqueada puede costar entre uno y tres dólares por litro., agregó.

Indicó que han solicitado gasolina subsidiada, pero no los han atendido.

Urribarri informó que las medidas restrictivas para el sector funerario siguen vigentes: no hay velaciones sino despedida entre tres y cinco horas, y solo se permiten 10 personas de los allegados. Si la persona falleció por COVID-19 es sepultada o cremada.

Para el año 2021, Urribarri pidió que el acceso a la gasolina sea prioritario para el sector. Las funerarias deben tener prioridad, insistió, “Muchas veces están los cuerpos en las carrozas y tienen que pararse a echar gasolina”, dijo Urribarri en entrevista con Unión Radio.