La vacuna sigue protegiendo contra la enfermedad grave, subrayó la doctora Flor Pujol, investigadora del IVIC. Instó a vacunarse con la tercera y cuarta dosis

Venezuela tiene una ola de COVID-19 “altamente atípica”, sin picos pronunciados, lo que hace pensar que no estamos en un momento de alto contagio aunque es todo lo contrario, indicó este lunes la doctora Flor Pujol, investigadora del IVIC.

Circula la variante ómicron, y hay varios sublinajes, acotó la científica.

Lo que circula en Venezuela son las subvariantes BA.2, BA.5 y algo de BA.4, detalló Pujol en entrevista con Unión Radio. “Sabemos que la ómicron, en general, tiene una manifestación más benigna que la variante delta”, apuntó. Pero para la BA.5 se ha hablado de que puede haber más neumonía que enfermedad respiratoria superior. “La pérdida de olfato y gusto es menos frecuente”, aunque “hay personas que han tenido estas variantes y han perdido olfato y gusto”.

“Uno como que ha bajado un poquito la guardia”, aseveró.

PUjol advirtió que todas las semanas hay unos siete fallecidos, lo que significa que “algunas personas tienen comorbilidades, y aunque la variante sea más benigna, pueden agravarse”. Los casos más graves se ven en las personas que no se han vacunado.

“Estamos cansados, pero la mascarilla ha hecho un enorme bien en reducir los contagios. No la tenemos que usar en espacios abiertos, pero sí, en transporte público. Y es importante acudir a los centros de vacunación” y seguir “tratando de cortar las cadenas de transmisión”.

Sobre la variante cemtauro, indicó que no ha sido detectada en el país, lo que no quiere decir que no ingresará.

Pujol llamó al personal de salud a estar alerta ante síntomas de viruela del mono. Hay que estar atentos ante posibles casos y mantener la vigilancia activa para evitar un brote en el país. El uso de mascarilla también es útil, sentenció.