El pasado 6 de abril, Duque publicó un video donde señalaba la etiqueta que ponía en las casas de las personas enfermas con coronavirus

“Pido disculpas por etiquetas que coloqué a seis viviendas” expresó públicamente y a través de su cuenta en Instagram,  Luis Adrián Duque, alcalde del municipio Sucre del estado Yaracuy, luego de que en días recientes, fuese criticado por marcar con carteles, las viviendas de personas con sospecha o confirmación de la COVID-19.

Desde el casco histórico la ciudad de Guama, Duque pidió disculpas a las familias y personas que residen en las seis viviendas, a las que el pasado 6 de abril, les pegó una etiqueta que decía “Familia en Cuarentena, no se aceptan visitas”. Ese mismo día, en una entrevista en la radio oficial Sandino, dijo que quienes quitaran el cartel debían pagar una multa de 10 millones de bolívares y, en caso de reincidir, se les suspendería la bolsa de comida y el gas.

Duque dijo que para el momento, su propósito era cuidar al pueblo, sin perjudicar a nadie.

El alcalde oficialista, escribió en su cuenta de Instagram,  que está a la orden de los organismos con competencia en la materia y que siempre ha asumido sus responsabilidades como gobernante “teniendo presente el bienestar colectivo sin distinción de ningún tipo”.

Reacciones

Defensores de los Derechos Humanos emitieron un comunicado en rechazo a la discriminación y recordaron lo establecido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos:

“La pandemia del COVID-19 está generando una ola de estigmatización, discriminación, racismo y xenofobia. Es preciso que aunemos esfuerzos para hacer retroceder esta tendencia. Los dirigentes políticos y otras figuras influyentes deberían manifestarse decididamente en contra de la estigmatización y el racismo que esta crisis ha generado y deberían abstenerse por todos los medios de azuzar las llamas de la discriminación. Los Estados deben actuar con celeridad a fin de contrarrestar la retórica que fomenta el miedo y velar por que sus respuestas al COVID-19 no contribuyan a aumentar la vulnerabilidad a la violencia y la discriminación de determinados grupos de población”.

En la declaración suscrita por las organizaciones de Derechos Humanos de Venezuela, recordaron que la práctica de colocar carteles en las viviendas de pacientes COVID-19 también la habían ejecutado los alcaldes de los municipios San Felipe e Independencia, de Yaracuy, como se evidencian en las fotografías publicadas en las redes sociales.