“Es muy raro ver a un santa entre tantas brujas (risa)”, contó a Contrapunto un comprador en una tienda de piñatas

“Una mascara de latex cuesta este octubre hasta 60 dólares, el año pasado estaba en 35 la misma”, contó Juliet Rondón, empleada de una tienda de disfraces en Las Mercedes, al este de Caracas. 

Este año el Halloween, una fiesta de origen pagano y de Estados Unidos, se ve entre una división en las tiendas de piñatas, disfraces y festividades de la capital venezolana. Por un lado, el Halloween, por otro ya están los arboles de navidad, los santas, las mascaras de horror y de espectros famosos. 

“Es muy raro ver a un santa entre tantas brujas (risa)”, dijo Dennis Velara que quería comprar una mascaras para sus hijos. 

En ese sentido, Valera afirmó que al llegar y ver un disfraz llega a cotizarse hasta en $60. Según el recorrido realizado por Contrapunto un disfraz costaba en 2019 entre 11 y 40 dólares.  

Aun así Valera compró dos caretas con rotulados de superhéroes de Marvel para sus hijos, que cuestan cinco dólares, y estaría “a tono con la pandemia de coronavirus”. 

“Eso si no lo vi venir, pero así mis hijos se disfrazan sin problemas y se protegen”, aseveró. 

Una navidad temprana 

Según las ordenes de Nicolás Maduro, el pasado 15 de octubre inició las navidades en Venezuela, junto al pago del bono de navidad para los empleados de la administración publica, y claro, las tiendas y piñaterías empezaron a vender mercancía. Arboles de navidad, luces y muñecos inefables. 

Mientras tanto en El Centro de Caracas, por una ordenanza municipal la Plaza Bolívar ya está adornada con guirnaldas y luces. El río Guaire todavía tiene las luces de navidad que fueron instaladas en noviembre de 2019, nunca fueron retiradas o se quedaron a oscuras. 

Por otro lado, ya iniciaron las ventas de hallacas en la ciudad. Entre tres y seis dólares cuesta, apenas una fracción del típico plato navideño que está acompañado por pan de jamón que cuesta en 2020 $15, ensalada de gallina y pernil. 

“Es una navidad que llegó antes y un Halloween que la gente ni le importó”, aseguró José Guzmán, mientras estaba camino a comprar licor e ir a un “coronaparty” por la festividad de EEUU. 

En ese contexto, aseveró que no le entusiasma el Halloween, ya que: No es una festividad venezolana, pero aun así es una excusa para beber. 

Al ser preguntado por si al asistir a fiestas durante la pandemia tiene temor de contraer coronavirus dijo: Creo que yo ya tuve, aparte tampoco es que voy a una rumba grande, es algo pequeño en casa de un amigo.