Estará recluida en el anexo femenino del Internado Judicial de Carabobo, también conocido como Tocuyito

El Tribunal 1º de Control de Violencia condenó a 30 años de prisión a Yenifer Garabán (30 años), quien encubrió la muerte y abuso sexual de su hija de tres años de edad cometido por su padrastro Edgar Morales Barco (37) el 22 de septiembre de 2018 en el municipio Carlos Arvelo del estado Carabobo.

En horas de la noche del 22 de septiembre del pasado año funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) fueron notificados por el personal médico sobre la presencia de un cuerpo sin vida de una niña.

Los exámenes forenses practicados al cadáver de la víctima revelaron que presentaba traumatismo craneoencefálico, edema cerebral severo, contusión cerebral, traumatismo torácico y desfloración antigua en la región anal.

Garabán y Morales Barco fueron aprehendidos por los efectivos del Cicpc en el mismo centro asistencial, luego de ser interrogados y recolectado el testimonio de un familiar, quien aseguró que la niña era objeto de maltratos por parte de su padrasto con la complicidad de su madre.

En la audiencia preliminar, la Fiscalía 20ª de Carabobo imputó a Garabán por omisión de abuso sexual con penetración anal agravado continuado y femicidio agravado.

Por su parte, Morales Barco fue imputado por los delitos de abuso sexual con penetración anal agravado continuado y femicidio agravado.

Luego de escuchar la admisión de los hechos por parte de Garabán, el Tribunal 1º de Control de Violencia dictó la mencionada condena y fijó su centro de reclusión en el anexo femenino del Internado Judicial de Carabobo, también conocido como Tocuyito.

A su vez, la misma instancia judicial ordenó el pase a juicio de Morales Barco; quien permanece recluido en el ya mencionado centro de reclusión; a la espera de que continúe su proceso judicial.