El abogado del diputado Juan Requesens afirmó que, pese a que la acusación contra el parlamentario tiene 296 páginas, los hechos que se le atribuyen “están descritos en 36 líneas”

A un año del magnicidio frustrado del mandatario Nicolás Maduro, el panorama venezolano se ve más deteriorado y con un evidente retroceso, manifestó el abogado Joel García, encargado de la defensa del diputado Juan Requesens.

García destacó que, en la actualidad, el proceso se encuentra en fase intermedia, aunque el juicio debió concluir en diciembre de 2018 o enero de 2019. Denunció que en este caso ha habido retardo procesal, violación de los derechos humanos, torturas e irregularidades.

“El Gobierno no tiene margen para gobernar, porque solo se limita a hacer propaganda política y a reprimir”, indicó.

Para García el futuro viene cargado de tiempos duros, con más represión: “No tiene otra cosa que ofrecer porque ya está agotado (…) y el venezolano no cree en promesas, salvo un pequeño grupo que todavía vive a expensas de lo que le puede dar el Estado”.

Hasta la fecha han sido imputadas 38 personas, de las cuales 31 se encuentran privadas de libertad y 7 obtuvieron medidas sustitutivas por no tener participación grave en los hechos, reveló en junio el fiscal Tarek William Saab.

La defensa de Requesens informó que la prueba que el Ministerio Público tiene en su contra son unos tuits que el diputado posteó llamando a la protesta y un supuesto chat con alguien en Estados Unidos, en el cual se asegura que querían comprar C4.

Supuestas evidencias que, para García, “son absolutamente nada”. Incluso, enfatizó que, pese a que la acusación contra Requesens tiene 296 páginas, los hechos que se le atribuyen al parlamentario “están descritos en 36 líneas”.