“El día que empiece esa transición institucional y esa recuperación, Colombia va a ser uno de los grandes jugadores en esa reconstrucción de Venezuela”, dijo el mandatario colombiano

El presidente de Colombia, Iván Duque, afirmó este lunes, en Buenos Aires, que su país aspira a ser “uno de los grandes jugadores” en el proceso de recuperación de Venezuela, nación con la que aseguró mantener una relación “fraterna”.

“Si seguimos adelante con esta política fraterna de relacionamiento entre Colombia y Venezuela el día que empiece esa transición institucional y esa recuperación, Colombia va a ser uno de los grandes jugadores en esa reconstrucción de Venezuela”, declaró durante un desayuno con empresarios argentinos en el marco de su primera visita oficial al país austral.

Presidente Iván Duque se reunió con empresarios argentinos para exponerles las oportunidades de negocios e inversión en Colombia. Foto > @IvanDuque.

El mandatario colombiano aseguró que la relación comercial entre su país y la vecina Venezuela se vio muy deteriorada por culpa de la “dictadura”.

“Colombia llego a tener un comercio bilateral con Venezuela de más de 7.000 millones de dólares que prácticamente se vino a pique por todos los estragos de la dictadura”, añadió.

Duque llegó el domingo a Buenos Aires y este lunes 10 de junio comenzó su agenda con una reunión para atraer capital argentino hacia Colombia con especial énfasis en la relación histórica entre los dos países.

“Colombia y la Argentina tienen una relación histórica fraterna, una relación muy cercana y creo que en los últimos años se ha hecho mucho más cercana porque hay lujos de inversión, hay flujos comerciales, hay turismo… Pero podríamos hacer muchísimo más”, valoró.

Durante su intervención destacó la “estabilidad macroeconómica” que vive una Colombia que desea aumentar su “dinamismo empresarial”.

Enumeró varias condiciones que hacen del país neogranadino un destino atractivo para el capital extranjero, entre las que resaltó una tasa de inflación que esperan que cierre el año por debajo del 4 % y “el primer superávit primario en ocho años”.