Alertó además que esta situación está haciendo sufrir a los venezolanos, especialmente a los más pobres, y conlleva el inminente peligro de violentos estallidos sociales

La presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), emitió el mensaje “Abrazar al Señor para abrazar la Esperanza”, donde exhorta a los gobernantes del país a dialogar y lograr acuerdos.

“No es ningún secreto que hoy, en nuestra patria son muchos los que viven sumidos en la pobreza; a esto se une la escasez de insumos alimenticios, medicamentos y de otros rubros necesarios para la sana convivencia y para el funcionamiento del país (como, por ejemplo, el gas y la gasolina) así como las fallas crónicas en el servicio público de agua y de energía eléctrica”, señala el comunicado.

Indica además que es importante establecer medidas fiscales que ayuden a enfrentar la situación. “No basta decretar y ejecutar unos bonos solo para unos pocos”, acota.

Se lee en el mensaje que “es necesario corregir la pecaminosa y escandalosa praxis de quienes, aprovechándose de lo que está sucediendo, suben indiscriminadamente los precios de los artículos de primera necesidad para la población”.

Exhortan a los dirigentes políticos a escuchar al pueblo. “La gente sigue sintiendo que lo que más les preocupa son sus intereses particulares, sus cuotas de poder y los arreglos que puedan darse entre ustedes, sean del oficialismo como de la oposición”.

Detalla la misiva que para resolver los problemas económicos, políticos, administrativos, sociales y de abastecimiento ya existentes y ahora agudizados con la cuarentena por la pandemia, es preciso que todos los factores que interactúan en la vida nacional (políticos, sanitarios sociales, económicos, religiosos, patronales, educativos y gremiales), se sienten a dialogar y a ponerse de acuerdo a favor del pueblo.

“¿Se arriesgarán a obrar solidariamente y a crear consensos quienes tienen el mando en los poderes del Estado, los dirigentes de la oposición y del oficialismo, los sectores sociales y productivos del país, las autoridades militares y policiales?”, reseña el documento.