Durante la visita se abordarán varios asuntos urgentes, incluida la ayuda humanitaria al país y las compras de petróleo venezolano por parte de la isla caribeña

La jefa de la diplomacia de Canadá, Chrystia Freeland, anunció este jueves que viajará la próxima semana a Cuba para discutir la crisis en Venezuela y el apoyo de La Habana al asediado gobierno de Nicolás Maduro.

Freeland se reunirá el 28 de agosto con su par cubano Bruno Rodríguez, con quien ya analizó el tema a principios de junio en Toronto.

“Creemos que es importante explorar todos los caminos posibles para una resolución de la situación (en Venezuela)”, dijo Freeland en una conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, de visita en Ottawa.

Canadá desconoce el mandato de Maduro por considerar los resultados de las elecciones fraudulentas, y apoya al líder opositor y jefe parlamentario Juan Guaidó, quien se declaró en enero presidente interino con miras a propiciar la salida de Maduro y organizar nuevos comicios.

Pompeo comentó: “Siempre hemos dicho que no puede haber elecciones libres y justas mientras Maduro esté en el poder. Y seguimos trabajando para lograr ese objetivo en nombre del pueblo venezolano”.

La oficina de Freeland dijo que la visita a Cuba abordará varios asuntos urgentes, incluida la ayuda humanitaria a Venezuela y las compras de petróleo venezolano por parte de la isla caribeña.

Canadá tiene un destacado papel en el Grupo de Lima, un bloque de una docena de países americanos creado para encontrar una solución a la crisis venezolana, en el que no participa Estados Unidos.

Antes de viajar a Canadá en junio, Rodríguez se entrevistó en La Habana con Diosdado Cabello, presidente dela Asamblea Nacional Constituyente (ANC), quien realizó una visita a Cuba, uno de los países más firmemente aliado de Maduro.

“Canadá es un país hostil contra Venezuela”, “hace lo que le diga Estados Unidos” y “no tiene nada que meterse en Venezuela”, declaró entonces Cabello.

Freeland había afirmado horas antes que Cuba tenía “un papel que desempeñar” para encontrar una salida pacífica a la crisis en Venezuela.