El diplomático venezolano considera que las medidas restrictivas unilaterales ocasionan sufrimientos a los países porque promueve la destrucción de las naciones productivas

Venezuela pidió este jueves 12 de agosto en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que se rechace la candidatura para formar parte de este órgano de cualquier país que aplique sanciones internacionales contra otro, en referencia a las que pesan en su contra.

Este pronunciamiento fue realizado por el canciller de la República, Jorge Arreaza, quien denunció las acciones unilaterales, “ilegales, arbitrarias” por parte del gobierno de Estados Unidos (EEUU) contra Venezuela.

“Hay que revisar si miembros del Consejo de Derechos Humanos pueden ser cómplices de medidas coercitivas unilaterales. No debería haber un miembro formal de este Consejo que las impongan o que facilite su imposición, ni tampoco debería haber miembros que no se atrevan a condenarlas”, reclamó en este foro.


Desde el Panel de Discusión Bienal sobre Medidas Coercitivas Unilaterales y Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Ginebra, Suiza, Arreaza señaló que el pueblo venezolano padece el impacto negativo del asedio económico y financiero producto de las medidas coercitivas.

“Las medidas coercitivas unilaterales violan abiertamente los derechos humanos, producen muerte, hambre, pobreza, desigualdades, para generar la desestabilización de los sistemas políticos de las naciones afectadas” denunció Arreaza.

Asimismo, el canciller dijo que llevará a la ONU pruebas de los actos que se pretende sostener Colombia contra Venezuela.