Asegura que la visita se da en el momento en que cesó el embargo de armas sobre Teherán y en medio de declaraciones en las que los voceros de Irán han manifestado su intención de comercializar armas con países aliados

Este miércoles, el comisionado presidencial para Relaciones Exteriores, Julio Borges, expresó preocupación ante la llegada del canciller de Irán a Caracas, porque asegura que esta gira se da en el momento en que cesó el embargo de armas sobre Teherán y en medio de declaraciones en las que los voceros de Irán han manifestado su intención de comercializar armas con países aliados. A su vez, señaló que Irán está penetrando cada vez más Venezuela.

“Preocupa que esta gira del canciller de Irán por Venezuela se dé justo cuando cesó el embargo de armas sobre Teherán y en medio de declaraciones donde los voceros de ese país han manifestado abiertamente su deseo de vender armas a países aliados. Esta es la mayor amenaza para la región, esta alianza puede socavar la paz y estabilidad no solo de América Latina, sino de Occidente”, sostuvo.

Borges, alertó que la penetración de Irán en Venezuela está tomando una proporción indescriptible. “Lo que vemos con Irán es lo mismo que veíamos hace unos años con Cuba, un país que prácticamente está penetrando todos los espacios de Venezuela. Ya no solo es intercambio de gasolina, alimentos, oro, sino de influencia en la Fuerza Armada venezolana e incluso tenemos información de que Irán está detrás de la llamada Ley Antibloqueo”, resaltó.

En este sentido, reiteró que el trípode que sostiene a Maduro está conformado por Irán, Cuba y el crimen organizado. “Maduro se encuentra sentado sobre un trípode que tiene tres patas: Cuba, que le da todo el apoyo en materia de represión e inteligencia; Irán, que ahora toma partida y le está dando apoyo en tecnologías de control social, evasión de la presión internacional y más; y por último, está el crimen organizado, que es toda la economía negra con la cual se financia la dictadura”, expresó.

Finalmente, destacó como fundamental ejercer la presión sobre Maduro y sus aliados, con el objetivo de lograr elecciones presidenciales y parlamentarias libres que permitan una transición en el país.