La Alta Comisionada denunció la violación de los derechos humanos por parte de la oposición y el gobierno, y mostró preocupación por las sanciones impuestas por EEUU y que estas puedan agravar la situación

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, relató testimonios sobre la violación de los derechos humanos en Venezuela y pidió a la oposición y al gobierno de Nicolás Maduro ponerse de acuerdo a través de negociaciones para solventar la crisis venezolana.

Bachelet habló sobre violaciones por parte de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en los sectores populares, las muertes de jóvenes en las manifestaciones y las torturas que sufren venezolanos por parte de cuerpos de seguridad.

También narró los hechos violentos por parte de algunos opositores contra venezolanos afectos al gobierno, como el caso del joven que fue quemado en las protestas del 2017.

Explicó que no pudo escuchar todos los testimonios pero afirmó que “todas las voces que piden justicia deben ser escuchadas”. “Todas las luchas por la justicia son importantes”, destacó.

Resumió sus reuniones con todos los sectores de la población venezolana, y expresó que su intención era “venir y escuchar todas las partes”.

La Alta Comisionada mostró su inquietud por el deterioro de la sanidad en Venezuela, y la crisis que afecta a los más pobres. Le solicitó al presidente Maduro que pusiera empeño en mejorar la situación de salud en Venezuela.

“La crisis económica que se ha acrecentado desde el 2013 se origina por diversas razones. Me preocupa que las sanciones estén exacerbando la crisis”, acotó.

Destacó los esfuerzos del gobierno venezolano en la creación de programas sociales para cubrir las necesidades de los venezolanos, pero reconoció que el salario mínimo no es suficiente para cubrir lo básico.

Exigió a diversos sectores políticos dejar a un lado sus intereses personales y unir los esfuerzos en cualquier oportunidad de diálogo, como Noruega, para solventar la crisis.

Entiende el escepticismo por una parte de la población sobre las negociaciones pero recalcó que en “los venezolanos reside la voluntad de exigir avances y evitar un mayor declive de la situación venezolana”.

“Los líderes deben prestarse a todos los compromisos. Y conciliar para mejorar la situación venezolana” afirmó.

A su vez, pidió la liberación de los presos políticos e informó que un segundo informe saldrá el 19 de julio en un encuentro en Ginebra que detallará todo lo vivido y recolectado en estos días de visitas y contendrá “comentarios constructivos para mejorar la situación”.