Las negociaciones prosiguen en la isla caribeña y los mediadores siguen pidiendo prudencia mientras la pelea geopolítica persiste

De las negociaciones en Barbados se supo que hay un avance en el tema de cronograma electoral y también un forcejeo por presiones del sector más conservador de los Estados Unidos y la posición moderada de la Unión Europea que respalda el diálogo.

En Washington un sector dice que hay que apretar las tuercas y Trump admite la intención del bloqueo o cuarentena, asimismo se vienen produciendo una serie de sanciones a personajes y personalidades cercanas al entorno presidencial y el equipo de Gobierno.

Por su parte los rusos levantan las alertas y María Zajárova, la portavoz de la cancillería, increpa a la Unión Europea y a los Estados Unidos a no interferir con la mediación del Gobierno Noruego.

El juego de la geopolítica pulsea alrededor del caso venezolano y mientras la población espera por resultados.

El tema cronograma electoral fue debatido, según fuentes que están vinculadas al diálogo. La discusión se concentra en conseguir la forma de hacer comicios el año que viene. Las parlamentarias tienen el tiempo contado y estamos en una cuenta regresiva porque así lo determina la Ley. El tema a resolver es definir si estas estarían mezcladas con unas presidenciales de deben encontrar una forma de ser justificadas ante el chavismo.

Este punto de discusión lleva por dentro la definición de la autoridad electoral, lo que era un acuerdo adelantado en las conversaciones de República Dominicana, allí hay un camino andado.

Para los promotores del diálogo resulta urgente dar resultados antes de que la negociación sea torpedeada por los sectores extremos internos y externos, que no dan crédito a la intención de negociación de las partes en Barbados.

El juego está abierto.