La medida fue anunciada el lunes por Christian Krüger, Director de Migración Colombia, quien alegó que habían puesto “en riesgo el orden público”.

El gobierno de Nicolás Maduro, calificó este jueves la decisión de Colombia de expulsar a 83 venezolanos como una “cortina de humo”, para “desconocer” las protestas de los últimos días contra el gobierno de Iván Duque, y manifestó “indignación y profunda preocupación” por las deportaciones.

“Acción de criminalizar de manera general a la migración venezolana, no es más que un burdo pretexto para desviar la atención del verdadero responsable de la crisis colombiana, que no es otro que el Gobierno (…). Supone una cortina de humo para desconocer la indignada y legítima protesta”, señaló un comunicado que difundió el Canciller, Jorge Arreaza.

La expulsión de 59 venezolanos fue anunciada el lunes por Christian Krüger, Director de Migración Colombia, quien alegó que habían puesto “en riesgo el orden público y la seguridad nacional” con vandalismo.

Otros 24 habían sido expulsados la semana anterior, acusados de querer infiltrar la marcha del jueves 21 de noviembre.

Venezuela manifiesta su indignación y profunda preocupación por la irregular deportación de venezolanos (…) a quienes el gobierno de Iván Duque, pretende asignar la responsabilidad de las masivas protestas sociales que han tenido lugar en el territorio colombiano”, indicó el documento divulgado por Arreaza.

El texto acusa a Colombia de incurrir en “tratos inhumanos” mediante deportaciones “sin acusación formal” o “juicio” y anuncia que Caracas acudirá a organismos internacionales para denunciar la “actitud criminal” de Bogotá.