El reptil fue bautizado con el nombre científico Kataphraktosaurus ungerhamiltoni, que significa lagarto acorazado, informó Provita

Un grupo de investigadores reportó el descubrimiento de una nueva especie de lagartija, de unos 8,5 centímetros de longitud, que habita en las inmediaciones del
Tobogán del Cuao en el Monumento Natural Cerro Autana (Amazonas).

El reptil fue bautizado con el nombre científico Kataphraktosaurus ungerhamiltoni, que significa lagarto acorazado; ese nombre alude a las escamas espinosas que protegen su cuerpo desde la cabeza a la cola.

El equipo de investigadores que describió el único ejemplar encontrado de esta especie en 2010 está conformado por los venezolanos Celsa Señaris, fundadora e investigadora asociada de Provita; y Fernando J.M. Rojas-Runjaic de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales (Caracas); y los españoles César L. Barrio-Amorós, de Doc Frog Expeditions/CRWild (Costa Rica); Ignacio de la Riva, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (España) y Santiago Castroviejo-Fisher, de la Pontifícia Universidade Católica do Rio Grande do Sul (Brasil) y del American Museum of Natural History (Estados Unidos).

Señaris indicó que además esta especie pertenece a un nuevo género dentro de
los llamados microteidos (familia Gymnophthalmidae), que agrupa a lagartos
neotropicales de pequeño porte y de los que cada vez se descubren nuevas
especies gracias a la incorporación de evidencia molecular a la hora de clasificar
taxonómicamente a los ejemplares.

Su longitud es de unos 8,5 centímetros de largo (5 cm mide el cuerpo y la cola unos 3,5 cm). Es de color marrón rojizo, con algunas manchas poco definidas, irregulares, de color marrón oscuro y marrón claro, y presenta escamas tuberculadas y a modo de espinas especialmente grandes en el cuello, la parte superior de su cuerpo y la cola, y con los ojos rojizos.

En el artículo publicado en Zootaxa los investigadores toman algunas características morfológicas que les permiten presumir que este “lagarto acorazado” es una especie semiacuática que habita en la hojarasca de los bosques adyacentes a los
arroyos de aguas color té típicas del macizo del Cuao-Sipapo, en el estado
Amazonas.

Con base en los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), los investigadores sugieren a la nueva especie la categoría de Datos Insuficientes, lo que implica que se desconoce la información sobre su población total y de las posibles amenazas que puede presentar.