La portavoz de Exteriores alemana dijo que este hecho “no contribuye a rebajar la tensión y a crear una atmósfera de diálogo”

Francia y Alemania condenaron este lunes la muerte del capitán de corbeta venezolano Rafael Acosta Arévalo, que se encontraba detenido tras ser arrestado, acusado de planear un golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro, y exigieron una investigación para aclarar las circunstancias en que se produjo.

La portavoz del Ministerio francés de Exteriores señaló, en declaraciones a la prensa, que “garantizar la integridad física de los detenidos es responsabilidad de cualquier Estado”. También que “la tortura y otros tratamientos crueles, inhumanos y degradantes constituyen una violación de los derechos humanos”.

La portavoz insistió en que “Venezuela debe respetar sus compromisos internacionales” al respecto y pidió “la liberación plena y completa de todos los presos políticos”.

Por su parte, la portavoz alemana de Exteriores, Maria Adebahr, dijo en rueda de prensa que su país condenaba la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo y llamó a todas las partes a “renunciar a cualquier escalada en esta tensa situación”.

“Vemos la muerte de Acosta como un obstáculo adicional a un posible acercamiento o a un posible proceso de dialogo incipiente entre las partes en conflicto en Venezuela”, agregó. 

Aludió al hecho de que el fin de semana se suspendieran posibles conversaciones y dijo que “es comprensible en el caso de una de las partes que esto haya ocurrido así, porque este incidente es algo que no contribuye a rebajar la tensión y a crear una atmósfera de diálogo”. 

El capitán Acosta Arévalo fue detenido el pasado 21 de junio por agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).