Más de 16 horas de aguacero intenso desde el sábado en la noche y gran parte del día de este domingo dejó a 18 comunidades de los municipios Iribarren y Palavecino  con afectaciones. Casas derrumbadas, calles y avenidas anegadas, además de la caída de una torre de energía eléctrica fueron parte del caos por las lluvias.

Según reportes de los Bomberos de Iribarren, las comunidades que se vieron afectadas fueron Las Clavellinas Sur, Barrio La Feria, sector Bella Vista de la calle 48 y Chirgua con viviendas anegadas, mientras que Santa Rosa y Yacural vieron cómo sus calles se llenaban de lodo y piedras, después que los cerros cercanos cedieran en algunos tramos.

Mientras tanto, en Cabudare, Valle Hondo, El Palaciero, la Piedad Norte y Sur, Zanjón Colorado, El Placer, El Trigal, Ribereña y Cabudare Centro sufrieron los embates de las precipitaciones no sólo con anegaciones y desbordes de quebradas, como la Tabure, sino también por la caída de una torre de alta tensión que los dejó sin energía eléctrica.

Sin luz

El desprendimiento de la torre eléctrica número 8 en la quebrada Tabure del municipio Palavecino, ocasionó que 73 megavatios se quedaran fuera de servicio, afectando a sectores de Palavecino y parte de Iribarren, dejándolos sin electricidad. Hasta el cierre de esta edición, muchas zonas de Cabudare permanecían sin luz, sin tener un estimado de cuánto tiempo podrían durar las reparaciones.

El gobernador del estado Lara, Adolfo Pereira, hizo una inspección en el sitio la tarde de ayer con personal de Corpoelec y el alcalde de Palavecino. Aseveró que se instaló un campamento en el sitio para solventar la situación.

Pereira comentó que además del desprendimiento de la torre 8, se corre el riesgo de la caída de la torre 7, pues la misma está ubicada a orillas de la quebrada Tabure, que también aumentó su caudal debido a las fuertes y constantes precipitaciones.

El gobernador previene a la ciudadanía a que esté atenta ante las fuertes lluvias, debido a que se espera el paso de la onda tropical 8, así como la continuación de las precipitaciones en gran parte de la región.

Derrumbes

En la calle 27 entre carreras 14 y 15 en Barquisimeto, habitantes del sector padecieron la vulnerabilidad y amenaza de deslizamiento, así como desplazamientos de paredes y techos en varias casas. La vivienda número 14-56 de la cuadra, cuyo propietario es Gustavo Caro, fue una de las más perjudicadas al sufrir un derrumbe de la fachada que no dejó lesionados, pero causó preocupación y zozobra para la familia integrada por una pareja y sus dos hijas.

Amarilis Yépez, habitante del sector, comentó que el techo de la casa de su padre, Martín Vera, se vino abajo. El Cuerpo de Bomberos que se acercó al lugar le recomendó que ella y el señor Vera, de 94 años de edad, abandonaran el domicilio. El adulto mayor, según cuenta su hija, es damnificado de la avenida Uruguay por el mismo motivo.

El Cuerpo de Bomberos del municipio Iribarren realizó un cierre de la calle 27 entre carreras 14 y 15 de forma temporal por inclinación de paredes perimetrales y peatonales. El mismo grupo de bomberos notificó la cobertura de varias afectaciones de viviendas entre la calle 45 hasta la calle 48 con carrera 10 en el sector Bella Vista; un total de siete viviendas sufrieron daños.

Con información de La Prensa de Lara.