Ciudades como Caracas están recibiendo la mitad del agua de la que disponían hace 20 años, calcula el ingeniero José María de Viana. Solo 16,7% de los encuestados en 10 de las principales ciudades del país recibe agua de manera continua en sus hogares según un estudio de percepción ciudadana del Observatorio Venezolano de Servicios Públicos

Mucho es lo que se desconoce sobre el coronavirus SARS-CoV-2, pero algo sí se sabe con certeza: el lavado constante con agua y jabón es uno de sus principales enemigos.

Sin embargo esta es una recomendación difícil de cumplir en Venezuela donde, según un estudio de percepción ciudadana del Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP), solo 16,7% de los encuestados en 10 de las principales ciudades del país recibe agua de manera continua en sus hogares.

PROTESTAS POR AGUAN EN EL PARAISO, AVENIDA BARALT Y AVENIDA ANDRES BELLO.

Los embalses que surten a las ciudades venezolanas están llenos, pero el sistema de transporte tiene fallas, señala el ingeniero y profesor universitario José María de Viana, expresidente de Hidrocapital. Las tuberías y los sistemas de bombeo presentan averías, y las fuentes de agua están a más de 40 kilómetros de distancia.

Ciudades como Caracas están recibiendo la mitad del agua de la que disponían hace 20 años, calcula De Viana. Solamente una tercera parte del país, en números gruesos, tiene agua, aun cuando es básica para luchar contra el coronavirus.

En 1999 Caracas gozaba de 20 mil litros de agua por segundo, cantidad que se redujo a la mitad en 2020, reseña el especialista.

La gran conclusión del ambientalista Alejandro Álvarez es que el coronavirus irrumpe en Venezuela en un momento de crisis del servicio de agua potable. Justamente por esa crisis De Viana recomienda concentrarse en garantizar que los hospitales accedan al servicio mediante estrategias como la apertura de pozos.