Testigos y familiares de las víctimas identificaron a los funcionarios quienes fueron aprehendidos por efectivos del Cicpc y puestos a la orden del Ministerio Público el mismo día de los hechos

El Ministerio Público acusó al director de la Brigada de Orden Público de la Policía del Estado Táchira (Politáchira), Javier Useche Blanco, de 43 años de edad, y al supervisor jefe auxiliar de Servicios Generales de ese cuerpo de seguridad estadal, Henry José Ramírez Hernández, de 44 años, por su presunta responsabilidad en las heridas ocasionadas a Rufo Chacón y a otros dos jóvenes, una mujer y un hombre. 

Los hechos donde resultaron afectadas las víctimas ocurrieron el pasado 1 de julio en horas de la tarde, en la autopista San Cristóbal-La Fría, específicamente en el sector Táriba, municipio Cárdenas del estado Táchira.

Ese día, según testigos, una brigada de funcionarios de Politáchira se presentó en el lugar y sin mediar palabra arremetió contra un grupo de manifestantes que exigía el servicio de gas doméstico.

Durante los disturbios, los funcionarios accionaron sus armas cargadas con perdigones contra el rostro de Rufo Chacón, de 16 años, lo que ocasionó varias heridas al joven quien perdió la vista. Otros jóvenes presentes y dos adultos que se encontraban en la zona también resultaron lesionados.

Según el reporte, los heridos fueron trasladados al Hospital Central de San Cristóbal, donde se determinó que Rufo Chacón sufrió “evisceración traumática de ambos ojos con pérdida total de la vista”, mientras que el otro adolescente de 16 años sufrió una herida de 10 centímetros en el cuero cabelludo. Por su parte, el adolescente de 14 años presentó un traumatismo craneal, y los adultos sufrieron lesiones menores.

Las fiscalías 76ª nacional, 16ª y 20ª de Táchira, además de la 90ª del Área Metropolitana de Caracas, acusaron a Useche Blanco como autor del delito de homicidio intencional calificado en grado de frustración en detrimento del adolescente de 16 años, trato cruel y uso indebido de arma orgánica.

Asimismo, Ramírez Hernández fue acusado como cooperador inmediato del delito de homicidio intencional calificado en grado de frustración en perjuicio del joven antes mencionado, trato cruel contra los muchachos acompañantes de 16 y 14 años, así como de los dos adultos presentes en el lugar.