El parlamentario se encuentra en estado de desaparición forzada, denunció la jurista Theresly Malavé. La defensa introdujo un habeas corpus ante el Tribunal Supremo de Justicia

De la detención del diputado Gilber Caro solo hay, al día de hoy, información extraoficial, y es lo que lleva a su equipo de abogados a denunciar su desaparición forzada. Caro fue aprehendido el viernes 26 de abril en la madrugada, y cuatro días después se desconoce formalmente su paradero. Por eso, los juristas tomaron la decisión de recurrir al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) e introducir un habeas corpus.

“Extraoficialmente nos dijeron que está en el Sebin, pero oficialmente no sabemos dónde se encuentra”, explicó a Contrapunto la abogada Theresly Malavé. Además, cuando acuden a la sede de la policía política en El Helicoide, la respuesta que reciben es “no está aquí”. A esto se suma que en el tribunal ante el que debe presentarse el dirigente de Voluntad Popular (VP) no hay actuaciones policiales relacionadas con su caso.

En condiciones normales, el TSJ tendría 96 horas para responder a este recurso que los abogados de Caro –Malavé, Luis González y Ramón Carmona- introdujeron este lunes ante el TSJ.

¿Por qué se llevaron al parlamentario? Caro fue detenido en enero de 2017 (el Gobierno aseguró que “in fraganti” en un supuesto acto de terrorismo) y llevado a la cárcel 26 de julio (Guárico) pese a ser parlamentario suplente. En marzo de 2017 el mismo TSJ –con el voto salvado de dos magistrados- decidió enviar el caso a un tribunal militar. La audiencia de presentación se celebró casi seis meses después. En septiembre de 2017 inició una huelga de hambre para reclamar que lo trasladaran a la cárcel de Ramo Verde.

Finalmente fue excarcelado en junio de 2018, con medidas cautelares.

Theresly Malavé asegura que su defendido no ha incumplido las órdenes del tribunal y recordó que los meses de marzo y abril estuvieron marcados por los apagones y por una situación caótica a escala nacional.

“Cualquiera de nosotros es un preso potencial en el país pro pensar diferente, por manifestar sus pensamientos a viva voz”, condenó la abogada.