El portal reseña que aunque los colaboradores sean vacunados, el llamado es a no descuidar las medidas de bioseguridad

Este jueves, el portal de noticias de Cuba, Cubadebate aseguró que “en un significativo esfuerzo del Gobierno Bolivariano, la totalidad de los más de 21 000 colaboradores cubanos en Venezuela ya han sido inmunizados contra la COVID-19, mediante el empleo de la vacuna rusa Sputnik V y su homóloga china Sinopharm”.

Según la información reseñada por Cubadebate, el doctor Reinol Delfín García Moreiro, Jefe de la Misión Médica Cubana en la nación sudamericana, informó que hasta el momento sólo se reportan las reacciones adversas descritas (y esperadas) por los fabricantes, mientras calificó el proceso de exitoso a pesar de las complejidades logísticas que una campaña así pueda entrañar.

“Más del 95% de nuestros cooperantes han recibido ya la primera o la segunda dosis de estas formulaciones. De hecho, nos concentramos ahora en la aplicación de las segundas dosis; las cuales, en el caso de la vacuna Sputnik V están por encima del 80%, y que con Sinopharm se completarán durante el transcurso del mes de abril”, aclaró el directivo en una entrevista al portal.

Por otro lado, el portal reseña que aunque los colaboradores sean vacunados, el llamado es a no descuidar las medidas de bioseguridad, especialmente a raíz de la circulación en Venezuela de las cepas brasileñas P1 y P2, de las cuales se ha comprobado científicamente, duplican el contagio, la agresividad y la letalidad del Coronavirus.

“Como parte de la prioridad otorgada por las autoridades venezolanas y destinada especialmente para aquellos que laboran en la zona roja, la inmunización de los cooperantes cubanos comenzó a fines de febrero para el personal de la salud. Luego se extendió al resto de las Misiones”, dijo Cubadebate.

Por su parte la enfermera cubana Belkis Chaviano González, vacunadora del Distrito Capital de Caracas, le dijo a Cubadebate “sentirse orgullosa de contribuir con su labor al combate contra el SARS-CoV 2 y ratificó el criterio de García Moreiro, de que sólo han existido reacciones leves, tales como dolor en el brazo de la inoculación y fiebre moderada”.