Conocer el sexo del feto está prohibido para las embarazadas en China, como alternativa a la prohibición, las mujeres envían muestras de sangre a Hong Kong para conocer si será niño o niña lo que les traiga la cigüeña

Con el objetivo de evitar los abortos selectivos, China prohibió a las mujeres embarazadas los análisis de sangre para conocer el sexo del feto a raíz de lo cual surgieron prácticas médicas ilegales, como enviar muestras de sangre a Hong Kong para practicar los test.

La población actual en china es de 1.404.200.693 esto según countrymeters.info

Pekín se comprometió en 2015 a erradicar este tráfico que, según recoge la información recabada por AFP no ha dejado de prosperar ante la gran interrogante de los futuros padres que desean de saber si esperan a un varón o una hembra, anhelo que se deriva de la política del hijo único, misma que Pekín abandonó hace tres años, pero que sustituyó por la limitación de tener solamente dos hijos.

Pese a la vigilancia de las autoridades chinas, decenas de personas participan en el contrabando de sangre hacia la excolonia británica donde ofrecen abiertamente el servicio que burla la prohibición de hacer pruebas de sangre para conocer el sexo del feto que encuentra excepción en casos donde resulta imprescindibles por motivos médicos. 

En la data actual del 2019, en china el 51,9% de la población son hombres mientras que el 48,1% son mujeres esto según www.populationpyramid.net

Según la agencia AFP, tras años de abortos selectivos, en China hay más hombres que mujeres y el año pasado se contabilizaron 100 nacimientos de niñas por 115 niños.

El Gobierno chino admitió oficialmente que sus programas de planificación familiar han dejado al país sin chicas, reconocieron que sus políticas extremistas, especialmente la instaurada en 1979 a partir de cuando se le permitía a cada mujer tener solamente un hijo.

En 2016 se flexibilizó la ley para permitir concebir dos vástagos pero eso no ha impedido el rápido envejecimiento de su población, lo que atribuyen a las tradiciones o el deseo de las familias de tener a un heredero varón en lugar de una niña, sobre todo entre aquellas familias cuyo primer descendiente es de sexo femenino.

Servicio

En Hong Kong se pueden realizar los análisis de sangre para conocer el sexo del futuro bebe y algunas clínicas prefieren hacerse de la vista gorda ante las muestras procedentes de la China continental, lo que alienta a un tráfico importante.

Por ejemplo, en febrero de 2019 detuvieron en la frontera a una niña de 12 años que llevaba en su mochila 142 frascos con sangre de mujeres embarazadas.

Investigación periodística

Una periodista de la AFP se hizo pasar por una posible clienta y se puso en contacto en China con tres agentes quienes, por 580 dólares (520 euros), le propusieron organizar una visitas a tres laboratorios o facilitarle el envío de una muestra de sangre a Hong Kong.

Arrojó la investigación que tras pagar un adelanto, el cliente recibe, a través de un intermediario, un kit de análisis, además que algunos agentes aconsejan la asistencia de una enfermera para realizar la toma de sangre.

Según los datos recabados por la agencia francesa, las interesadas sólo debe enviar la muestra a Shenzen, una localidad fronteriza con Hong Kong, en el sudeste del país. Allí los contrabandistas la harán salir ilegalmente.

Ninguno de los intermediarios reveló cómo la introducen las muestras en Hong Kong, pero aseguran que llegará sin problemas a su destino. 

“La transportarán al laboratorio en un vehículo especializado. Las muestras se encuentran bajo condiciones adecuadas. Los agentes, garantizan los resultados de en sólo 24 horas.