La última hembra de tortuga gigante de caparazón blando del Yangtzé (China) ha muerto este sábado después de una inseminación artificial de la que no se recuperó

Hoy es un día gris para el zoo de Suzhou en China, donde ha fallecido la última hembra conocida de la especie ‘Yangtze’, una de las tortugas más singulares del mundo y bajo amenaza de desaparecer desde hace años.

La hembra, pereció el sábado de forma inesperada, a la edad de 90 años. Los ejemplares de esta rara especie de tortuga de agua dulce y de caparazón blando pueden llegar a vivir más de 150.

Por lo visto, la tortuga había sido inseminada artificialmente un día antes, para tratar de reproducir la especie en un quinto intento fallido, aunque los veterinarios consideran que esta no ha sido la causa del fallecimiento, que acabará aclarando la autopsia que le están realizando.

Ahora, solo quedan tres tortugas macho de esta especie, dos más en Suzhou y una en Vietnam, por lo que si los experimentos de procreación realizados tras extraer la matriz y el tejido ovárico de la hembra fallecida no funcionan, la tortuga “Yangtze” se habrá extinguido oficialmente