Luego de la disolución “constitucional” del Congreso peruano, el presidente Martín Vizcarra firmó un decreto para ir a nuevas elecciones en el parlamento

El gobierno de Perú, tras la disolución del Parlamento, anunció, mediante un decreto supremo publicado en el diario oficial El Peruano, la convocatoria a elecciones legislativas para el próximo 26 de enero de 2020.

El decreto refirió que el artículo 134 de la Constitución establece la facultad del presidente para disolver el Congreso, si éste censura o niega su confianza a dos Consejos de Ministros; asimismo establece la convocatoria a elecciones para un nuevo Parlamento, las mismas deberán efectuarse en los cuatro meses siguientes a la disolución.

El Congreso actual fue elegido en el 2016, y su periodo terminaba en 2021, el mismo quinquenio que debía cumplir el ex mandatario Pedro Pablo Kuczynski, quien renunció el año pasado por presuntos vínculos con la empresa brasileña Odebrecht.

El decreto publicado posee cuatro artículos, entre los que destaca “la disolución del Congreso de la República por haber negado la confianza a dos Consejos de Ministros del gobierno elegido para el periodo 2016-2021″, así como la revocatoria del mandato parlamentario de los congresistas que no integran la Comisión Permanente.

Destaca el documento que “carece de validez y eficacia jurídica todo acto relativo a la función parlamentaria realizado por los congresistas cuyo mandato ha sido revocado“.

Disuelto el Parlamento peruano, una facción nombró a la vicepresidenta Mercedes Aráoz como “presidenta en funciones“.

Mercedes Aráoz / EFE

Tras la disolución del Congreso, los máximos jefes de las fuerzas armadas de Perú acudieron al Palacio de Gobierno para darle su respaldo al presidente Vizcarra.