Un testigo indicó al medio Myanmar Now que algunos manifestantes en Taze estaban armados con armas de fabricación casera, mientras que las fuerzas de seguridad portaban un arsenal amplio, incluidos fusiles de precisión

El número de civiles que han muerto en Birmania (Myanmar) a manos de las fuerzas de seguridad tras el golpe de Estado ha superado los 600, mientras la junta militar continúa con la detención de artistas y China ha contactado por primera vez con el autodenominado “Gobierno civil”.

El nuevo umbral de víctimas mortales se ha superado después de que hoy varios medios locales actualizaran hasta al menos 20 los fallecidos ,en la represión la víspera de varias protestas en las regiones de Sagaing (centro) y Bago (sur).

Se trata de un nuevo recuento de víctimas en localidades de Sagaing como Kalay, donde 11 murieron, 3 más que los anunciados ayer, mientras que otros 7 fallecieron en Taze.

Un testigo indicó al medio Myanmar Now que algunos manifestantes en Taze estaban armados con armas de fabricación casera, mientras que las fuerzas de seguridad portaban un arsenal amplio, incluidos fusiles de precisión.

Otros dos muertos ocurrieron en la ciudad de Kyauk, en Bago, después de que los uniformados dispararan contra las casas en una zona residencial.

La Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) situó  la cifra de muertos de ayer en 12, con un total de 598 desde el golpe militar del pasado 1 de febrero, pero con el nuevo recuento los fallecidos superan ya los 600.

A pesar de la represión diaria, las protestas prosiguieron hoy con marchas en otros puntos del país, como en Bago, Mandalay y Rangún, la ciudad más poblada del país, informan los medios locales.

Mandalay (Myanmar), 06/04/2021.- Demonstrators carry homemade weapons during an anti-military coup protest in Mandalay, Myanmar, 06 April 2021. At least 570 people have been killed by Myanmar armed forces since the military took power with a coup d’Äôetat on 01 February 2021, while protests continue despite the intensifying crackdown on demonstrators. (Protestas, Golpe de Estado, Birmania) EFE/EPA/STRINGER

Aunque algunos manifestantes han decidido armarse con tirachinas y algunas armas de fuego de fabricación casera para defenderse, la mayoría de las protestas son pacíficas e incluso se realizan de manera simbólica para evitar choques.

Un ejemplo este jueves ha sido dejar en las calles filas de zapatos con ramos de flores para rendir homenaje a los caídos por la brutal violencia de las fuerzas de seguridad.