El exasesor científico del gobierno británico, Neil Ferguson, afirmó que se ha generado una situación de “tormenta perfecta” tras la relajación de los controles sociales durante el verano y al haber alentado a la ciudadanía a regresar a la “normalidad”

El Ejecutivo de Boris Johnson no debería esperar a octubre para adoptar medidas adicionales de restricción para tratar de evitar una nueva ola de COVID-19, según indicó este sábado el exasesor científico del gobierno británico Neil Ferguson.

En declaraciones a la emisora BBC Radio 4, Ferguson, uno de los expertos que asesoraron al líder conservador el pasado marzo cuando se decretó el confinamiento nacional en este país, opinó que se deberían, “mejor pronto que tarde”, introducir más restricciones a la movilidad.

Según los últimos datos oficiales divulgados este viernes por el Ministerio de Sanidad, este país registró otros 4.322 casos de contagio diario por coronavirus, así como otros 27 decesos, la cifra más alta registrada desde principios de mayo.

El país suma desde el inicio de la pandemia 41.732 muertos por el virus al tiempo que el Grupo Asesor Científico para Emergencias del Ejecutivo (SAGE) informó de que el ratio de contagios (R0) se ha elevado a un nivel de entre 1,1 y 1,4, lo que indica que el virus ha acelerado su expansión.

Según Ferguson, se ha generado en el país una situación de “tormenta perfecta” tras la relajación de los controles sociales durante el verano y al haber alentado a la ciudadanía a regresar a la “normalidad”.