Un hombre armado de 51 años mató al menos a 18 personas, incluyendo a una policía, en Nueva Escocia, Canadá, antes de ser encontrado muerto este domingo tras horas de persecución, en la peor matanza de este tipo jamás ocurrida en el país

Es la peor masacre que Canadá ha visto en su historia. Un hombre disparó a varias personas en una pequeña comunidad del este de Nueva Escocia antes de ser perseguido por la policía. La cacería humana duró más de 12 horas.

La responsable nacional de la Gendarmería Real de Canadá (GRC, policía federal), Brenda Lucki, indicó a varias televisoras que el balance era de al menos 13 muertos, antes de anunciar un nuevo balance de al menos 16 fallecidos, además del tirador, según el canal público CBC.

Las motivaciones del presunto autor de los disparos, Gabriel Wortman, de 51 años, deben aún ser esclarecidas por la investigación. “Es demasiado pronto para hablar de la motivación” del homicida, explicó Chris Leather, responsable de investigaciones criminales de la GRC de Nueva Escocia. “Al parecer, al menos en parte, actuó de forma aleatoria”, añadió. Varias víctimas “no parecen tener ningún vínculo con el tirador”, según el portavoz.

El tiroteo comenzó a última hora del sábado en la pequeña localidad de Portapique, a un centenar de kilómetros de la capital provincial Halifax. Numerosos cuerpos fueron hallados enfrente y dentro de una casa donde la policía acudió tras recibir avisos de disparos.

Con información de RFI