Turquía es desde 1999 socio del proyecto de fabricación de este caza, junto a Reino Unido, Italia, Países Bajos, Canadá, Australia, Dinamarca y Noruega, y proyectaba adquirir 100 unidades.

El Ministerio de Exteriores de Turquía anunció este miércoles 18 de diciembre que tomará “las medidas necesarias” acerca de la moción aprobada la noche de este martes en el Senado de Estados Unidos (EEUU), la cual prohíbe transferir cazas F-35 a Turquía.

Denunció el Ministerio que “una vez más, el Acta de Autorización de Defensa Nacional para 2020, adoptada en la Cámara de Representantes de EEUU y el Senado, incluye aspectos hostiles a Turquía”.

El acta fue aprobada en el Senado estadounidense por 86 votos a favor frente a 8 en contra, y prohíbe a Washington transferir a Turquía los aviones de combate F-35 -adquiridos ya por Ankara, mientras el país posea el sistema antimisiles ruso S-400.

El Ministerio turco lamentó que el Congreso “bloquee de manera injustala participación turca en el proyecto de los F-35.

Un comunicado del Ministerio señaló que “los miembros del Congreso intenten arreglar cuentas políticas internas actuando bajo la influencia de círculos antiturcos sigue dañando nuestras relaciones con Estados Unidos“.