El mandatario estadounidense denunció los “horrores” de la esclavitud en Jamestown, en un evento que fue interrumpido y boicoteado por legisladores estatales negros, en medio de acusaciones de racismo en contra del mandatario

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechazó el martes 30 de julio las acusaciones de racismo que se han vertido en su contra por la guerra dialéctica que ha mantenido desde mitad de julio con legisladoras provenientes de minorías étnicas y destacadas figuras negras.

“Soy la persona menos racista del mundo”, dijo a periodistas en la Casa Blanca cuando se le preguntó sobre sus comentarios denigrantes sobre adversarios afroestadounidenses y de minorías étnicas, así como sobre la ciudad de Baltimore, de población mayoritariamente negra.

El mandatario estadounidense denunció los “horrores” de la esclavitud en Jamestown, Virginia, al celebrar la fundación de la primera legislatura local por colonos ingleses hace 400 años. Pero el evento fue interrumpido y boicoteado por legisladores estatales negros, en medio de acusaciones de racismo en contra del mandatario.

“Es imposible ignorar el emblema del odio y el desdén que representa el presidente”, dijeron en un comunicado, en el que denunciaron la “retórica racista y xenófoba” de Trump.