En los 70′ Harvey Alter, uno de los galardonados, identificó un contagio hepático misterioso durante las transfusiones y luego, en 1989, se le atribuyó a Houghton y su equipo el descubrimiento de la secuencia genética del virus

En plena pandemia de COVID-19, el premio Nobel de Medicina fue atribuido el lunes a los estadounidenses Harvey Alter y Charles Rice y al británico Michael Houghton por el descubrimiento del virus responsable de la hepatitis C.

Los tres virólogos fueron galardonados por “su decisiva contribución a la lucha contra esta hepatitis, un importante problema de salud mundial, que causa cirrosis y cáncer de hígado”, explicó el jurado del Nobel, en plena carrera mundial para hallar los secretos de otra pandemia viral, la del COVID-19.

“Espero que este premio, junto con la terrible epidemia de COVID, destaque la importancia de la virología para la humanidad”, destacó Houghton. “Esto puede afectar a tantos de nosotros”, dijo el ganador de 69 años, en una entrevista por Zoom.

A finales de los años 1970, Alter, que hoy tiene 85 años, identificó que durante las transfusiones tenía lugar un contagio hepático misterioso, que no estaba ligado ni a la hepatitis A ni a la hepatitis B, señaló el jurado.

Años más tarde, en 1989, se le atribuyó a Houghton y su equipo el descubrimiento de la secuencia genética del virus.