Se anticipan 13 tormentas con nombre entre el 1 de junio y el 30 de noviembre, de los cuales cinco llegarán a huracanes

La tormenta Andrea que se había formado este lunes al sursureste de Bermuda se debilitó y pasó este martes a ser depresión subtropical, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos en su más reciente boletín.

Andrea se adelantó diez días al inicio oficial de la temporada de huracanes en el Atlántico, que comienza el 1 de junio, y según el NHC, que tiene sede en Miami, puede haberse disipado esta noche.

La depresión está localizada unas 280 millas (450 km) al sur-suroeste de la isla de Bermuda y se mueve a 8 millas por hora (13 km/h) en dirección norte.

Con vientos máximos sostenidos que se han reducido a 35 millas por hora (55 km/h), Andrea virará hacia el este o noreste esta noche antes de desaparecer.

En la temporada de 2018 se formó otra tormenta, “Alberto”, unos días antes del comienzo oficial de la temporada.

Alberto también fue una tormenta subtropical, lo que significa que es un híbrido entre las tormentas de núcleo frío (invierno) y las de núcleo caliente (verano).

Descargó fuertes lluvias en Cuba y Florida (EE.UU.) antes de tocar tierra en este estado el 28 de mayo de 2018.

Según el pronóstico anual de la Universidad Estatal de Colorado (CSU), difundido el pasado 4 de abril, la temporada de huracanes 2019 en la cuenca del Atlántico tendrá una actividad “ligeramente por debajo del promedio” debido al bajo impacto del fenómeno meteorológico de El Niño en el Pacífico.

Según el informe, si esa situación persiste, como se anticipa, habrá menos posibilidades de que se formen huracanes, por el impacto de El Niño en los vientos del Caribe.

Se anticipan trece tormentas con nombre entre el 1 de junio y el 30 de noviembre, de los cuales cinco llegarán a huracanes, dos de ellos con vientos sostenidos de unos 180 kilómetros por hora, es decir, categoría 3 en la escala de Saffir/Simpson de un máximo de cinco.