Ni los miembros de la delegación estadounidense, liderada por el emisario especial Marshall Billingslea, ni los de la rusa, encabezada por el viceministro de Exteriores, Serguéi Riabkov, accedieron a declarar a la prensa

Rusia y Estados Unidos (EEUU) comenzaron este lunes en Viena conversaciones para analizar las posibilidades de salvar el último acuerdo vigente de desarme y control de armas nucleares entre ambas potencias atómicas, llamado “Nuevo START” y que vence el 5 de febrero de 2021.

Las reuniones de dos días a puerta cerrada tienen lugar en un palacete de la capital austriaca, en medio del escepticismo de los expertos y organizaciones pacifistas de que se logre la extensión de la vigencia del pacto.

Mientras Washington cuestiona el acuerdo, Moscú presiona por una extensión. El presidente de EEUU, Donald Trump, había aspirado a que China participe también en las negociaciones, pero Pekín se niga a hacerlo hasta ahora.

El “Nuevo START”, firmado en 2010, limita el número de armas nucleares estratégicas, con un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 700 sistemas balísticos, en tierra, mar o aire. Su vigencia podría ser prorrogada por cinco años, hasta 2026.