La Cancillería rusa afirmó que “formalmente” Washington intenta acusar a Moscú de “violar la ley estadounidense que prohíbe la cooperación técnico-militar con Irán, Corea del Norte y Siria, que no tiene nada que ver con Rusia”

Las nuevas sanciones de Estados Unidos contra Rusia son respuesta a la ayuda de Moscú a Siria para reforzar su defensa aérea, declaró la Cancillería rusa.

El Ministerio recordó en un comunicado que Estados Unidos anunció la prorroga de las restricciones impuestas antes sobre la Oficina de Diseño de Tula y el Centro de Entrenamiento de las Fuerzas de Misiles Antiaéreos en Gátchina, así como la imposición de sanciones contra la fábrica ‘Avangard’ en Moscú.

“En realidad, es evidente que se trata de un deseo de arreglar cuentas por la ayuda para reforzar el escudo antiaéreo de Siria, que Estados Unidos y algunos de sus aliados pusieron a prueba en más de una vez, al atacarlo en violación del derecho internacional”, dice la nota.

La Cancillería también comunicó que Moscú espera que se logre evitar una escalada de tensiones con relación al acuerdo nuclear logrado en 2015 con Irán y conocido como el Pacto de Acción Integral Conjunto (PAIC).

“Esperamos que se logre evitar una escalada de tensiones… También confiamos en que Irán se abstenga de suspender sus obligaciones en el marco del PAIC”, añade el comunicado.