El 1 de abril, cuando Estados Unidos se hallaba en el pico de la pandemia, Rusia mandó respiradores a Nueva York, a lo que los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin, destacaron esa ayuda mútua

Un avión militar estadounidense llegó el jueves a Moscú con 50 respiradores para enfermos del nuevo coronavirus que se encuentran en cuidados intensivos, pocas semanas después del envío de material ruso similar a Nueva York.

Se trata “de la primera parte de una donación humanitaria a Rusia de 200 respiradores fabricados en Estados Unidos”, de un valor de 5,6 millones de dólares, indicó la embajada estadounidense en Moscú, mediante un comunicado.

La portavoz de la representación diplomática destacó en Twitter que “en tiempos de crisis, Estados Unidos y Rusia deben trabajar juntos para salvar vidas”.

“Se trata de una ayuda humanitaria sincera en ambos casos”, destacó la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova.

Los respiradores rusos no llegaron a ser utilizados, sin embargo, en Estados Unidos, ya están siendo verificados en ambos países, después de que se produjeran dos incendios en hospitales rusos, que causaron seis muertos, y que fueron achacados a esas máquinas.

Los respiradores, o ventiladores automáticos, son cruciales cuando el paciente se halla en estado grave y no puede respirar por si solo.