Luis Antonio Maldonado, de 29 años, murió la noche de este miércoles luego de participar en las manifestaciones hondureñas, el joven sufrió un trauma craneoencefálico debido al impacto de un proyectil

Al menos un fallecido y 15 personas resultaron heridas durante las manifestaciones del pueblo de Honduras este miércoles, en exigencia de un mejor sistema de salud y educación y la renuncia del presidente Juan Orlando Hernández ante el descontento con sus políticas de Estado.

El Hospital Escuela Universitario emitió en comunicado, reseñado por Telesur, en el que informa que el fallecido era Luis Antonio Maldonado, de 29 años, quien sufrió un trauma craneoencefálico debido al impacto de un proyectil.

Sectores de Salud y Educación mantienen jornada de protestas desde mayo, mientras que en esta jornada se sumó el cuerpo policial y los transportistas.

El llamado a paro de la Policía Nacional de Honduras incrementaron las protestas contra Hernández en todas las regiones del país, principalmente en la capital, Tegucigalpa, refiere el canal regional de noticias.

El portavoz policial, comisionado Jair Meza, dijo a la agencia de noticias Agence France-Presse que se registraban tomas de calles en diferentes zonas de Honduras, pero que había “grupos de policías trabajando” para restablecer el orden, mientras continúa el paro de “brazos caídos” declarado por las fuerzas especiales de la policía.

Meza sostuvo que grupos saquearon e incendiaron negocios en la capital hondureña, al tiempo que otros bloquearon calles con hogueras de neumáticos y piedras.

Añadió que la policía recibe refuerzos de las Fuerzas Armadas para controlar a los grupos que, a su juicio, pertenecen a pandillas y opositores que exigen la renuncia del presidente Hernández.

El oficial dijo que continúa el paro de policías de las fuerzas especiales, la mayoría antimotines, que reclaman por “hostigamiento laboral (..) y abuso de autoridad por parte de muchos jefes”, según un comunicado.

Los manifestantes denunciaron que se les da “pésima comida”, que los mandan a misiones sin cubrir sus gastos y que se les niegan derechos laborales y aumentos salariales.

En conferencia de prensa, dirigentes del movimiento cubiertos con pasamontañas denunciaron que son enviados a reprimir las manifestaciones de protestas de médicos y docentes.

Ante las quejas, el Ministerio de Seguridad anunció en un comunicado que la dirección de la policía “ordenó la revisión de las jornadas de labores”, al reconocer que ha habido duplicidad de turnos (..) para atender la situación que atraviesa el país” por las manifestaciones.

Pero el conflicto se agravó cuando el jefe de la policía, José Aguilar, visitó el lugar donde están atrincherados los huelguistas, y tuvo que huir porque le lanzaron una bomba de gas lacrimógeno, según dio en rueda de prensa otro portavoz policial, Orlin Cerrato.

Meza indicó que también continúa un paro de transportistas, quienes desde el lunes estacionaron sus camiones en diferentes arterias viales cercanas a la capital en demanda de un aumento en las tarifas que les pagan los empresarios que los contratan.

Ese paro causó un desabastecimiento de combustible en algunas zonas de Honduras que provocó largas filas de vehículos en gasolineras, reconoció el portavoz.

Debido a la coyuntura fueron suspendidas las actividades académicas y administrativas de la Universidad Tecnológica Centroamericana de Honduras (Unitec) y en el Centro Universitario Tecnológico (Ceutec) para este jueves en todo el país.