Las autoridades prorrusas de la región de Zaporiyia, parcialmente ocupada por el Ejército ruso, acusaron este viernes a las fuerzas ucranianas de atacar con su artillería la central nuclear, la mayor de su tipo en Europa, y dañar las líneas eléctricas y naves industriales de la planta.

“Se interrumpieron dos líneas eléctricas, que alimentaban un equipo de distribución con una potencia de 750 kilovatios, necesario para el funcionamiento seguro de los bloques energéticos de la central nuclear de Zaporiyia”, informó la administración temporal de la ciudad de Energodar, citada por Interfax.

El ataque desató un incendio que han intentado sofocar los bomberos locales.

“Dos horas después del primer ataque, desde la ribera contraria del Dniéper se llevó a cabo un nuevo ataque de artillería. En esta ocasión, los nacionalistas lograron alcanzar su objetivo, los proyectiles impactaron en una nave industrial de la central nuclear”, señalaron las fuentes.

No se trata del primer ataque a la nuclear, que la parte ucraniana justifica afirmando que el Ejército ruso la utiliza para llevar a cabo ataques desde su territorio, algo que Rusia rechaza categóricamente.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, acusó este pasado lunes a Rusia de estar usando la central nuclear de Zaporiyia como base militar para lanzar ataques “sabiendo que (los ucranianos) no pueden y no van a responder a los disparos, porque podrían golpear un reactor nuclear o desechos altamente radiactivos”.

“Esto lleva el concepto de usar un escudo humano a un nivel totalmente distinto y horrendo”, insistió el jefe de la diplomacia estadounidense, que representó a su país en la apertura de una conferencia para revisar el Tratado de No Proliferación nuclear (TNP).

Tras el ataque de hoy, las autoridades prorrusas volvieron a llamar a representantes del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) a visitar la nuclear y ver con sus propios ojos la situación en el terreno.

“Quisiéramos que viniera aquí el jefe del OIEA y viese quién es en realidad el protector del reactor nuclear y quien lo ataca con drones. Quién es terrorista y quién defiende la paz”, señaló el jefe de la administración local, Yevgueni Balitski, citado por Interfax.

Según el representante prorruso, “el Ejército ruso garantiza la seguridad, fue justamente el Ejército ruso el que derribó los drones lanzados por Ucrania contra el sistema de enfriamiento de los reactores”.

El pasado 20 de julio, la administración militar prorrusa de Energodar acusó al Ejército ucraniano de perpetrar cuatro ataques con drones kamikaze contra esta instalación energética.

Las autoridades de Energodar informaron de que la sala de reactores de la central nuclear no sufrió daño alguno, pero señalaron que las explosiones hirieron a once empleados de la instalación, cuatro de ellos en estado grave.