La nueva medida deja atrás la decisión tomada durante la gestión de su predecesor con respecto a elevar los estándares de alimentación para disminuir la obesidad en el país

Las pizzas, las hamburguesas y las patatas fritas volverán a servirse en los comedores de los colegios de Estados Unidos por orden del presidente Donald Trump, que hoy dio por finalizado los estándares de nutrición que impulsó la exprimera dama Michelle Obama, esposa de Barack Obama

Para sorpresa de muchos, la decisión fue tomada por el mandatario el día del cumpleaños de Michelle, quien durante su estadía en la casa blanca propuso la prohibición de comida chatarra en colegios para disminuir los problemas de obesidad en la nación.

Las nuevas reglas permitirán a las escuelas reducir la cantidad de verduras y frutas que debe incluir el menú escolar. Además, los colegios podrán disminuir la variedad de los alimentos frescos que se da a los estudiantes.

La normativa fue dada a conocer hoy por una agencia del Departamento de Agricultura de EEUU. cuya responsabilidad es diseñar las comidas que alimentan a casi 30 millones de estudiantes en 99.000 escuelas.