Desde hace dos semanas, en Polonia han dejado de estar vigentes algunas restricciones, se han vuelto a abrir al público las pistas de esquí y también cines

El Gobierno polaco anunció este miércoles la obligatoriedad de usar mascarillas desde el 27 de febrero, restricciones para quien entre en el país desde Eslovaquia y la República Checa y cierres de actividad en algunas zonas del país.

Las restricciones fueron anunciadas por el ministro de Sanidad, Adam Niedzielski, tras constatar que los contagios por covid-10 se incrementaron un 33 % en la última semana.

“La tercera ola se está acelerando”, aseguró el ministro en una rueda de prensa en la que anunció que desde este miércoles se recomienda utilizar mascarillas quirúrgicas y añadió que, desde el próximo sábado, solo se admitirán mascarillas de cualquier tipo, pero no pañuelos, bufandas u otro tipo de protecciones.

El ministro indicó que las mascarillas se exigirán tanto en el exterior como en interiores de comercios o centros de trabajo y que además se exigirá un test negativo de no más de 48 horas a los viajeros que lleguen desde la República Checa o Eslovaquia.

Niedzielski dijo que el ritmo medio de infecciones diarias ronda las 8.000 (12.146 en las últimas 24 horas) cuando hace una semana era de solo 6.000, y comparó la situación actual con el comienzo de la “segunda ola” de la pandemia en octubre.

La asesora del Gobierno para combatir el coronavirus, Iwona Paradowska, explicó por su parte que “han aparecido nuevas mutaciones que muestran una mayor tasa de contagio respecto a versiones anteriores”.

El portavoz del ministerio de Sanidad, Wojciech Andrusiewicz, ya anunció esta mañana en una entrevista publicada en la web Wp.pl que el Gobierno pensaba prohibir las pantallas de plástico, pañuelos y bufandas como única medida de protección: “la prohibición será categórica”, adelantó.

Por otro lado, aunque se recomendará el uso de mascarillas del tipo quirúrgico, FFP2 ó FFP3, su uso no será obligatorio. “La recomendación será blanda, la prohibición dura”, dijo Andrusiewicz.

Debido a la alta incidencia de casos en la provincia de Varmia y Masuria (nordeste), las galerías comerciales, hoteles y escuelas deberán permanecer cerrados durante las próximas dos semanas. Si la situación en esa región empeora podrían tomarse medidas adicionales.

En un laboratorio del norte del país, la llamada variante británica fue detectada en el 70% de las 24 muestras recolectadas al azar.

Desde hace dos semanas, en Polonia han dejado de estar vigentes algunas restricciones, se han vuelto a abrir al público las pistas de esquí y también cines, hoteles y teatros manteniendo una ocupación máxima del 50 %.