El Gobierno de EEUU fue el que pidió a Londres retener Adrian Darya 1 “para compensar sus derrotas” en la región

El buque petrolero iraní Adrian Darya 1 ha abandonado este domingo las aguas de Gibraltar, tras 45 días de retención por falsas acusaciones.

Yalil Eslami, director adjunto de la Organización de Puertos y Navegación de Irán, había informado anteriormente que el tanquero se dirigirá a puertos del mar Mediterráneo, sin embargo, no especificó la ruta.

El anteriormente llamado Grace 1, hoy superpetrolero Adrian Darya 1, cargado con el crudo iraní, fue capturado el 4 de julio por la Marina Real británica en aguas españolas del estrecho de Gibraltar, bajo la sospecha de que la embarcación violaba las sanciones de la Unión Europea (UE) al transportar crudo a Siria.

Teherán rechazó tales alegados y considera la incautación como un acto de piratería.

Pese a lo anterior, el Tribunal Supremo de Gibraltar ordenó el jueves levantar la retención del petrolero, al no encontrar pruebas de que el barco se iba a dirigir hacia Siria. La República Islámica dejó claro desde el principio que el navío incautado no tenía como destino Siria.

Vale señalar que, el Gobierno de EEUU fue el que pidió a Londres retener Adrian Darya 1 “para compensar sus derrotas” en la región, ahora con esta decisión de Gibraltar ha sufrido un gran fracaso.

El gobierno de Washington, incluso, emitió el viernes una orden de retención contra el petrolero iraní, pero este domingo el Gobierno de Gibraltar ha rechazado oficialmente la solicitud diciendo que no puede hallar una razón judicial para detener Adrian Darya 1, porque las sanciones estadounidenses contra Irán no son aplicables en la Unión Europea.