El actual presidente en funciones de España hizo énfasis en la necesidad de mantener las conversaciones para lograr elecciones “con las debidas garantías” en el país  y bajo observación internacional

Durante su acto de investidura, Pedro Sánchez, candidato socialista a la presidencia del gobierno español, defendió sus compromisos gubernamentales con el Grupo de Contacto Internacional para buscar una salida pacífica a la crisis de Venezuela.

Sánchez se refirió específicamente a la celebración de elecciones “con las debidas garantías” y bajo supervisión internacional para superar la crisis humanitaria y proteger a los colectivos españoles que residen allí.

“España, por lo demás, debe seguir siendo un actor relevante en el fortalecimiento de las instituciones democráticas en América”, expresó el líder socialista y candidato a la reelección como presidente del Gobierno.