Hace aproximadamente un mes, el organismo técnico de la Organización de Naciones Unidad (ONU) había estimado que la pérdida de horas de trabajo equivaldría al 10,7% (305 millones de empleos menos)

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la pandemia por COVID-19 generó una caída del 14% de las horas de trabajo en el mundo durante el segundo trimestre de 2020, lo que se traduce a 400 millones de empleos a tiempo completo (48 horas a la semana), casi cien millones más de lo que se había estimado anteriormente.

La Organización señaló que la caída es tan marcada que ni siquiera una recuperación en la segunda mitad de 2020 sería suficiente para volver a los niveles de empleo previos a la crisis sanitaria.

En realidad, lo más probable, es que las pérdidas de trabajo se ahonden en los próximos meses, dependiendo de la evolución de la pandemia, de las medidas nacionales que tomen los gobiernos y de la cooperación internacional, funciones o no, señaló el último análisis de la OIT sobre el impacto de COVID-19 en los mercados laborales.

De acuerdo con la evaluación de la OIT, América es el continente más afectado, con una pérdida total de horas de trabajo del 18,3% hasta el momento.

Europa, que fue el mayor foco infeccioso entre marzo y abril, así como los países de Asia central llegan como el segundo grupo de países más perjudicados, con una reducción del 13,9% de horas de trabajo, apenas 0,4% más que China y el resto de Asia.