El tráfico ilegal de migrantes de México a Estados Unidos deja beneficios de 6.000 millones de dólares anuales en dinero negro, y hace estragos en miles de familias, las cuales se ven forzadas a pagar entre 3.500 y 7.000 dólares por cruzar al país vecino, informó este viernes el canciller mexicano, Marcelo Ebrard

El Gobierno de México anunció este viernes el despliegue de 6.000 efectivos de la Guardia Nacional en la frontera sur el próximo 18 de junio y la contratación de 825 nuevos agentes migratorios.

La medida obedece a la amenaza arancelaria de Estados Unidos que se logró detener tras alcanzar un acuerdo la semana pasada en Washington. Ahora el Gobierno mexicano cuenta con 45 días para frenar el flujo migratorio y disipar las sombras de una posible guerra comercial.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, habla junto al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, este viernes, en el Palacio Nacional, en Ciudad de México (México). Foto EFE.

En la frontera sur, la Guardia Nacional adelantará el arranque de sus funciones doce días antes del 30 de junio, cuando está previsto el inicio oficial de operaciones en todo el país.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard precisó que se desplegarán 6.000 efectivos de este nuevo cuerpo de seguridad conformado por policías federales, militares y marinos, en 13 puntos específicos ubicados en la frontera sur.

Asimismo, dijo que el tráfico ilegal de migrantes de México a Estados Unidos deja beneficios de 6.000 millones de dólares anuales en dinero negro, y hace estragos en miles de familias, las cuales se ven forzadas a pagar entre 3.500 y 7.000 dólares por cruzar al país vecino.

Según cifras oficiales, el flujo migratorio de indocumentados a Estados Unidos se incrementó en un 300 %.

En paralelo a la Guardia Nacional, el Instituto Nacional de Migración (Inami) también se verá reforzado con 825 nuevos trabajadores que entrarán ya en funciones este fin de semana.