El Ejército israelí explicó que sus tropas intervinieron para dispersar un “violento enfrentamiento” entre residentes palestinos y colonos israelíes en la zona, “durante el cual ambos bandos se lanzaron piedras”

Un joven palestino murió el pasado sábado por disparos del Ejército israelí, durante un enfrentamiento en la aldea de Qusra, en Cisjordania ocupada.

El fallecido fue identificado por la agencia oficial de noticias palestina Wafa como Mohamad Farid Hasan y su muerte habría sido causada por disparos en el pecho, por parte de las fuerzas de seguridad israelíes.

La agencia informó además que, otros dos jóvenes resultaron heridos y detalló que el incidente tuvo lugar mientras residentes de la aldea se defendían de un ataque por parte de “colonos extremistas”.

El Ejército israelí, por su parte, explicó que sus tropas intervinieron para dispersar un “violento enfrentamiento” entre residentes palestinos y colonos israelíes en la zona, “durante el cual ambos bandos se lanzaron piedras”.

Las tropas, detalló un portavoz militar, “utilizaron medios de dispersión antidisturbios” y dispararon contra un “sospechoso” que lanzó un artefacto explosivo hacia ellas.

Este incidente tiene lugar en un clima de relativa tensión en la zona, sobre todo en aldeas y poblados al norte de Qusra, en respuesta a la construcción del asentamiento israelí de Eviatar.

En los últimos días, cientos de palestinos se manifestaron, principalmente en la aldea de Beita, y decenas fueron heridos enfrentamientos con las tropas israelíes, que dispararon balas de goma y bombas de estruendo para dispersar a los participantes.

Si bien, tras un acuerdo con el nuevo Gobierno israelí, los residentes de Eviatar evacuaron ayer la colonia, el Ejército permanecerá allí y operará una base militar hasta que se resuelva el estatus legal de la tierra, que es territorio palestino ocupado desde 1967 por Israel.